Dermatomicosis (Hongos en la piel)

Casi todos los adultos han tenido por lo menos un episodio de infección en la piel causado por hongos. A pesar de la enorme frecuencia con que se presentan este tipo de infecciones sólo un pequeño porcentaje de los pacientes acuden al médico o inician un tratamiento. Sin embargo las micosis en piel no deben ser menospreciadas ya que a causa de las lesiones secundarias originadas por la irritación y el rascado, pueden constituirse en una importante puerta de entrada para infecciones bacterianas severas. De hecho la erisipela una enfermedad infecciosa con una mortalidad elevada tiene como etiología frecuente la presencia de una micosis no tratada o mal tratada.

Sobre nuestra piel se encuentra normalmente una cantidad de organismos como las bacterias y los hongos, estos en ciertas circunstancias y con un medio apropiado, pueden proliferar originando manifestaciones clínicas: las dermatomicosis, o micosis cutáneas. Las micosis cutáneas pueden ser causada por dos tipos de hongos, aquellos que son parecidos a los mohos y que producen el grupo de micosis denominadas Tineas, y los hongos tipo levadura como la Cándida albicans que produce la Candidiasis.

Dentro de las micosis superficiales más comunes encontramos:

Dermatomicosis Las Tineas, las cuales de acuerdo a su localización en el cuerpo se conocen como Tinea Corporis si la infección se encuentra localizada en el tronco o miembros superiores, la Tinea cruris cuando la ubicación es en la ingle y entre piernas, la Tinea Capitis la cual afecta el cuero cabelludo, y la más frecuente de ellas: la Tinea pedis conocida popularmente como “pie de atleta” o sabañón.

La Candidiasis
La Pitiriasis versicolor.
La Tinea corporis puede ser encontrada en dos formas características: una forma escamosa crónica bastante generalizada y que tiene como agente causal más frecuente al T. rubrum. La otra forma que aparece con características más inflamatoria y dentro de sus agentes más frecuentes se encuentra el T mentagrophyte. Las lesiones que generalmente se encuentran en tórax, espalda y extremidades. Aparece como una lesión anular es decir los bordes están elevados e inflamados y el centro de la lesión parece no estar afectado.

Tinea cruris, clínicamente se caracteriza por las lesiones escamosas localizadas en el área inguino crural y que va diseminándose siguiendo un patrón anular en la porción interna superior de los muslos. Las lesiones son generalmente eritematosas o pigmentadas. Además de los signos descritos la persona afectada manifiesta como síntomas: prurito (picazón) y ardor. Los agentes causales más frecuentes de este tipo de Tineas son el T. rubrum, T mentagrophytes y el E. floccosum.

Tinea capitis o tiña de la cabeza: cuando la infección causada por la Tinea afecta el cuero cabelludo se establece la Tinea capitis, esta es más frecuentes en niños. Está caracterizada por la pérdida del cabello en placas con muy poco grado de inflamación. Esta forma tiene como agentes causales más comunes al T. mentagrophytes y al M. canis.

La Pitiriasis versicolor, también conocida como Tinea versicolor, es una infección micótica crónica de la piel. Es más común en los climas cálidos Los sitios afectados con mayor frecuencia son la espalda, axilas, parte superior del brazo, tórax y cuello. La lesión típica es una decoloración plana con un borde bien delineado y escamas delgadas. Las lesiones son típicamente de color canela oscuro con un tono rojizo. En las personas afroamericanas es común que se aprecien cambios de pigmentación en la piel, con hipo pigmentación (pérdida del color) o hiper pigmentación (incremento del color) Puede o no presentarse picazón. La Tineaa versicolor es más común en los climas cálidos y está asociada con el aumento de la sudoración. El hongo responsable es el Pytirosporum orbiculare.

La Candidiasis cutánea, puede comprometer casi cualquier superficie de piel en el cuerpo, pero por lo general se presenta en áreas cálidas, húmedas y con pliegues como axilas e ingle. La Candidiasis cutánea es muy común. La Cándida es la causa más común de erupción por el pañal en lactantes, porque el hongo se aprovecha de las condiciones cálidas y húmedas del pañal. Existen ciertas condiciones que pueden ser patológicas o fisiológicas, que favorecen el desarrollo de la Candidiasis, entre estas tenemos el consumo de anticonceptivos, el embarazo, la diabetes, pacientes inmunosuprimidos y los tratamientos prolongados con antibióticos.

El tratamiento de las dermatomicosis requiere el empleo de medicamentos antimicóticos.
Aunque relativamente el tratamiento es sencillo, no siempre se ha logrado la cura y esto ha sido ocasionado por varios factores:

Eficacia: El diagnóstico de las dermatomicosis es relativamente fácil desde un punto de vista clínico, pero establecer con precisión el agente causal, es algo más complicado. Por esto los mejores tratamientos indicados son aquellos con antimicóticos de amplio espectro, es decir que actúe contra la mayor variedad de hongos. No todas las sustancias clasificadas como antimicóticos tienen el mismo espectro de acción, algunas son bastante específicas.

Otra causa lo constituye la presentación de esos productos. Hemos visto que las dermatomicosis pueden estar presentes prácticamente en toda la superficie de la piel, pero no en todas partes se puede utilizar una determinada forma galénica, así por ejemplo sería muy difícil convencer a una persona que acuda a su trabajo con una crema aplicada en el cuello. Para esto utilizaría una solución y reservaría la crema para aquellos lugares no expuestos a la vista.

El otro factor que influye en el éxito de un tratamiento, cuando han podido ser superadas las dos causas anteriores es la paciencia y constancia. La micosis cutáneas o dermatomicosis pueden responder clínicamente a un tratamiento más rápido que la respuesta micológica, Esto quiere decir que en pocos día desaparecerán los síntomas, el prurito, el enrojecimiento y muchas de las molestias, por lo que la persona abandonará el tratamiento, pero esto no significa que el hongo e haya ido, continúa allí, y como se detuvo el tratamiento es sólo cuestión de días para que los síntomas regresen. Estas son las razones que hacen tan importante la selección adecuada de un antimicótico.

El Icaden de Schering es un antimicótico tópico derivado imidazólico que actúa como un potente fungicida al inhibir la biosíntesis de los lípidos como el ergosterol, componente fundamental de la membrana celular del hongo alterando su estructura y funcionamiento, por lo que el hongo muere, por esto es eficaz tanto frente a los dermatofitos como a las levaduras, hongos levulimorfos y mohos. (Incluido el agente patógeno de la pitiriasis versicolor), además es efectivo frente al agente patógeno del eritrasma y posee acción bactericida frente a las bacterias grampositivas.

| |

Más información sobre:
, , .

Comentarios de los lectores

2 comentarios para “Dermatomicosis (Hongos en la piel)”

  1. on 18 Jul 2013 at 17:25santiago hernandez

    Que es trinea color

  2. on 26 Jun 2014 at 02:04Luis

    Hace cuatro meses mis dos hijos (hombre y mujer) contrajeron esa infección (Hongos en la piel) por la irresponsabilidad de un familiar por hacerles jugar con un gato infectado, los llevamos al medico y les recetó ICADEM crema, con ese tratamiento se les fue todo eso, pero ahora nuevamente les ha venido el hongo, que puedo hacer? hay otra medicina que elimine totalmente ese hongo?
    Gracias de antemano.

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.